martes, 3 de diciembre de 2019

Sálvame y la infracción continuada



En las infracciones administrativas, al igual que en los delitos, el supuesto básico del que se parte es la realización de una sola acción que encaja en una infracción determinada. Sin embargo, pueden producirse varias acciones.
 
Un primer supuesto, de concurso, es contemplado por el art. 29.5 LRJSP, a cuyo tenor Cuando de la comisión de una infracción derive necesariamente la comisión de otra u otras, se deberá imponer únicamente la sanción correspondiente a la infracción más grave cometida”.

Distinto es el supuesto de infracción continuada, que, en principio, constituye una sola infracción que se manifiesta en una pluralidad de acciones. Así, el art. 29.6 LRJSP dispone queSerá sancionable, como infracción continuada, la realización de una pluralidad de acciones u omisiones que infrinjan el mismo o semejantes preceptos administrativos, en ejecución de un plan preconcebido o aprovechando idéntica ocasión”.
 
Pues bien, la Sentencia de 11 de noviembre de 2019 (RC 537/2018) contempla un supuesto donde, en espacios televisivos del programa "Sálvame naranja", se aprecia "el propósito publicitario de los citados microespacios y la intención de promover la compra de los productos promocionados se desprende de los hechos y circunstancias expuestas. Y añade que la conexión entre ambos espacios resulta evidente, en cuanto a que los trastornos de salud sobre los que tratan los microespacios y las soluciones que propone el doctor para solucionarlos, como es el consumo de complementos alimenticios que contienen determinados componentes o que facilitan determinados mecanismos biológicos, son coincidentes con los trastornos que supuestamente solucionan los productos posteriormente telepromocionados, ya que contienen, entre sus componentes, los productos a los que previamente se refirió el doctor o que facilitan los mecanismos biológicos señalados por el doctor". "En consecuencia, la Sala considera constatado que los dos microespacios emitidos inducen al error a los telespectadores, al crear una falsa sensación de separación entre la actividad del doctor como prescriptor sanitario, por un lado, y promotor indirecto de consumo de los productos telepromocionados, por otro. Por todo lo cual entiende que concurren los elementos que integran el tipo infractor" y la existencia de una infracción continuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario