jueves, 9 de febrero de 2012

Eficiencia y coste de la Administración


Decía Azaña que "Es de interés primordial para los españoles que el Estado acapare (en lo posible) los mejores ingenieros, los mejores médicos, los mejores letrados, disputándoselos a la industria privada y a las profesiones libres. Abaratar la Administración no es criterio admisible, porque mientras siga siendo defectuosa e incapaz, por poco que cueste, será muy cara" (Grandeza y servidumbre de los funcionarios, Obras Completas, tomo I, pág. 468).

Puede parecer un poco contracorriente este aserto en estos días de austeridad y recorte de gasto público, pero no debemos perder de vista que el gasto de personal de la Administración no es un capítulo susceptible de sucesivos recortes, infinitos recortes, con alguna que otra protesta y huelga y sin merma de eficiencia. ¿O acaso damos por sentado que los empleados públicos son todos unos holgazanes y cuanto menos se les pague mejor? ¿O incluso, en una interpretación ultraliberal, que todos los funcionarios sobran?

Por supuesto que es precisa la austeridad, máxime en estos tiempos, y también la solidaridad (pues en el sector privado la crisis no se manifiesta en recortes sino en despidos, cierre de empresas o reducciones en proporciones mucho mayores que en la Administración), pero no debemos perder de vista que una Administración eficaz (no necesariamente sobredimensionada) es necesaria para disfrutar de una sociedad justa y una economía próspera. Y para la eficacia de la Administración, para contar con buenos profesionales en la misma, no son irrelevantes sus condiciones económicas y de otro tipo.



Francisco García Gómez de Mercado
Abogado

8 comentarios:

  1. francisco has dado en el clavo

    ResponderEliminar
  2. Pues los gobernantes, de derechas e izquierdas, no parecen pensar así. Al funcionario que le dén. Que ya pondrán a sus asesores paniaguados.

    ResponderEliminar
  3. Rato dice que los políticos estánj mal pagados y que sería mejor pagarlos mejor para conseguir a los mejores:
    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/02/10/espana/1328888941.html?a=0caf35cc6e4c5d10f1d6e19e4433ac75&t=1328900679&numero=
    Lo mismo se aplica a los profesionales que son o pueden ser funcionarios.

    ResponderEliminar
  4. HAY DERECHO recoge y amplía el post:
    http://hayderecho.com/2012/03/16/eficacia-y-coste-de-la-administracion/

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes lo que pienso. La función publica española esta condenada porque los buenos funcionarios no le interesan a nadie, ni a los politicos ni, lo que es más triste, a los ciudadanos.
    Tampoco al Tribunal Constitucional que eludio el lamentable espectaculo de los "indefinidos no fijos" en el ATC 124/2009
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Pues a los políticos habría que cambiarlos y los ciudadanos también tenemos que cambiar. Gran parte de la culpa de todo la tenemos los ciudadanos. Y no solo porque votamos a los que deberíamos votar sino también porque tenemos la cultura de la insolidaridad , la ilegalidad y la corrupción interiorizada.

    ResponderEliminar
  7. La sanidad pública no se vende, se defiende.

    ResponderEliminar