jueves, 24 de noviembre de 2011

Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público






Se trata, simplemente, de un texto refundido en el que se integran, debidamente regularizadas, aclaradas y armonizadas, la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público, y las disposiciones en materia de contratación del sector público contenidas en normas con rango de ley, incluidas las relativas a la captación de financiación privada para la ejecución de contratos públicos.


La refundición es, pues, positiva, en cuanto dota de mayor seguridad jurídica, al confluir distintas disposiciones en un solo texto. Pero tiene el inconveniente de alterar la numeración de los artículos y, por tanto, introducir confusión en las citas jurisprudenciales y doctrinales.


En primer lugar, según la exposición de motivos del Texto Refundido, se ha procedido a integrar en un texto único todas las modificaciones introducidas a la Ley 30/2007, de 30 de octubre, a través de diversas Leyes modificatorias de la misma, que han dado una nueva redacción a determinados preceptos o han introducido nuevas disposiciones; lo cual, en realidad, no exigía un Texto Refundido, pues la norma con la redacción vigente era fácil de determinar, incluso a través de internet.


Y, por otro lado, se ha procedido a integrar en el texto las disposiciones vigentes relativas a la captación de financiación privada para la ejecución de contratos públicos, lo que parece razonable. Aunque lo que no lo parece es que esa refundición afecte, en primer lugar, a un capítulo todavía vigente de la precedente Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, lo que demuestra la negligente labor de quienes elaboraron la LCSP. También se incluyen ciertos preceptos de la Ley 2/2011, de 4 de marzo relativos a la colaboración público-privada que, nuevamente con defectuosa técnica, no fueron introducidas en la LCSP sino en norma aparte.


Como consecuencia de todo ello, sigue la exposición de motivos, se ha procedido a ajustar la numeración de los artículos (que, a mi juicio, debería haberse intentado no tocar o tocar lo mínmo) así como, lógicamente, las remisiones y concordancias entre ellos. Asimismo, se dice que se ha aprovechado para ajustar algunos errores padecidos en el texto original (ya veremos con una atenta lectura); y que, igualmente, se ha revisado la parte final de la Ley, eliminando disposiciones e incluyendo otras motivadas por el tiempo transcurrido desde la aprobación de la Ley 30/2007 y sus modificaciones, lo que parece razonable siempre y cuando se limite al mandato concedido a un Texto Refundido.

Francisco García Gómez de Mercado
Abogado

5 comentarios:

  1. Las AAPP que se rijan por el derecho comun y se dejen de historias, con una normativa de fiscalizacion muy severa para evitar la corrupcion.

    ResponderEliminar
  2. Para eso está, en teoría, la Ley de Contratos, Anónimo. Pero la verdad es que es demasiado compleja y no funciona como debería.

    ResponderEliminar
  3. Pues si no sirve que no hagan textos refundidos y lo deroguen.

    ResponderEliminar
  4. En realidad no cambia nada, los manuales anteriores como el suyo Sr. Mercado siguen siendo perfectamente válidos.

    ResponderEliminar